Historia

En 1965 Miquel Borrull Sibina (1928 – 2020) con la ayuda de su padre Josep Borrull Reyné (1898 – 1987) y con una larga experiencia en el mundo del hierro después de haber trabajado durante 19 y 42 años como apoderado y gerente respectivamente de la empresa Furquet SA (almacén de hierros) de Barcelona, abren un primer negocio en Sant Celoni.

Una pequeña tienda en la Carretera vella nº 102 donde estaban los productos de ferretería y por la calle trasera un almacén dedicado al suministro de perfiles de hierro, calibrados, tubos, aceros y similares. Con el paso de los tiempos el surtido de productos fue ampliando poco a poco y finalmente la venta se centró únicamente en productos de ferretería industrial.

Años más tarde se incorporó Josep Borrull Coll y en 1997 asume la dirección de la empresa. Se realizan unas obras de mejora y ampliación, se cierra la histórica tienda de la Carretera Vella y se centraliza toda la actividad en la calle Santiago Rusiñol nº 10 en un local de 500m2.

El nombre de Borrull ha pasado de padres a hijos como símbolo de esfuerzo, trabajo y sacrificio.

En 2004 se incorpora al negocio su hijo Roger Borrull Terradas y al cabo de 4 años su hermano Jordi Borrull Terradas.

En 2012 y coincidiendo con un fuerte crecimiento, la empresa se traslada a unas nuevas y modernas instalaciones de 2000m2 situadas entre el núcleo urbano y el polígono industrial con aparcamiento y más facilidades para las clientes y clientes.

A lo largo de los años y con más de medio siglo de actividad continuada la empresa se ha ido consolidando convirtiéndose en un punto de referencia en ferretería y suministros industriales en la zona.

Actualmente Borrull se encuentra en un proceso de digitalización, crecimiento y expansión.